Usemos bien los datos para hacer mejor Medicina

abril 26th, 2019 Posted by Sin categorizar 0 thoughts on “Usemos bien los datos para hacer mejor Medicina”

La Medicina está viviendo cambios profundos que están haciendo que en poco tiempo dejaremos de hacer las cosas de la forma en la que veníamos haciéndolas desde hace muchos, muchos años.

Esta vertiginosa transformación – que algunos no ven y de la que otros no son del todo conscientes – se basa en la capacidad sin precedentes de obtener y procesar enormes cantidades de datos, de muy diversos orígenes, y que convenientemente tratados están ayudando a los profesionales sanitarios en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades.

El primer objetivo del acto técnico de la Medicina es obtener un diagnóstico. Para ello, nuestra labor se centra en recoger datos –  de lo que vemos, tocamos, preguntamos y obtenemos de pruebas complementarias – para así poder establecer una lista de probabilidades diagnósticas, empezando por lo más probable hasta llegar a lo muy improbable.

Tradicionalmente, el proceso diagnóstico se basaba en la pericia del médico y también en gran parte en su conocimiento teórico y en su experiencia (la cantidad de datos previos de otros pacientes que había recogido a lo largo de su carrera), lo que conformaban el famoso “ojo clínico”

Esto ya está cambiando. Y mucho. La tecnología disponible en la actualidad – y todo lo que está por llegar – va a permitir que los médicos y todos los profesionales de salud contemos con ayudas muy importantes gracias a la genómica, la IA o la telemedicina, que junto con el manejo masivo de datos (Big Data) van a ayudarnos a disminuir el riesgo y aumentar las posibilidades de acierto en el diagnóstico, además de provocar un “efecto secundario” maravilloso, que redunda directamente en el paciente, al que volveremos a poder mirar a los ojos en vez de a una pantalla.

Pero necesitamos que la información sea de calidad. Es decir, para conseguir esas nuevas capacidades los datos deben estar correctamente digitalizados (más allá de sistemas básicos como pasar del papel al Pdf sin poder sacar partido a lo que contiene) y organizados, de forma transparente – sin incurrir en conflictos bioéticos -, uniforme y lo más automatizada posible, de forma que el médico o cualquier otro sanitario se ocupe de prestar toda la atención al cuidado directo del paciente, verdadero objeto de la Medicina (en mayúsculas).

Un paciente que, además de beneficiarse de un médico “aumentado”, gracias a esos mismos avances tecnológicos va a tomar un papel mucho más relevante en el manejo de su salud, proporcionando sus propios datos y participando de forma activa en la prevención y tratamiento de la enfermedad.

Más que Inteligencia Artificial necesitaremos Inteligencia Extendida.

Es tiempo de cambio. Es tiempo de volver al origen de la vocación médica: cuidar más y mejor a los pacientes. Esta vez, lo haremos usando los datos.

Autor:  Carlos Mascías es Chief Medical Officer y Patrono de la Fundación 29, Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y desde hace 11 años se dedica a la gestión sanitaria como Director Médico.

© 2018 Foundation Twenty-nine.
All rights reserved

Contact us!